¿HÉROE O VILLANO?

¿HÉROE O VILLANO?

viernes, mayo 26, 2017

EL GRUPO DE ALCALA DEL PSOE PREPARA LA EJECUCION DE LA CERDA

Aído aterriza en Andalucía pero descarta ser candidata para dirigir el PSOE-A

La exministra deja claro que seguirá con sus responsabilidades en la ONU y que no tiene previsto volver a la política en el corto plazo. La tensión en las filas andaluzas sigue subiendo

No saben donde tirar los desechos de la miarma trianera




Foto: Fotografía de archivo de la exministra de Igualdad Bibiana Aído. (EFE)

jueves, mayo 25, 2017

ja,ja,ja,ja,jahay,que me da algo!!!!!!!


La oposición andaluza restriega a Díaz en el Parlamento su derrota en las primarias

  • El debate estuvo lleno de pullazos: "No la quieren ni en su partido" (PP), "No haremos leña del árbol caído" (Podemos) y "Está aquí porque no le queda otra" (IU)
  • "Noto malestar. Será por mi permanencia aquí", responde la presidenta, que contó con la complicidad de C's.

Facebook629
0TwitterMas Redes
Envíalo a un amigoImprimirComentarios7

Susana Díaz interviene en la primera sesión de control tras su derrota en las primarias socialistas.
Susana Díaz interviene en la primera sesión de control tras su derrota en las primarias socialistas. 
Parlamento de Andalucía
Aunque las temperaturas frisan los 40 grados en Sevilla y el cielo luce un azul sin mancha, dentro del Parlamento andaluz estaba previsto un chaparrón. La oposición lo tenía en bandeja: Susana Díaz, presidenta de la Junta, comparecía en sesión de control tras su sonada derrota orgánica ante Pedro Sánchez, el mayor revés de la carrera política de una dirigente que presume de ganar. En efecto, la sesión de este martes abundó en pullazos, ante los que la presidenta respondió con una sonrisa y reiterando una y otra vez su compromiso con Andalucía, que la oposición ve como un compromiso "porque no le queda otra". Los portavoces de los grupos de la oposición –salvo Ciudadanos, socio de investidura del PSOE– restregaron a Díaz su frustrado ascenso a la secretaría general del partido del puño y la rosa, aunque sólo Juan Manuel Moreno Bonilla (PP) convirtió la cuestión en elemento central de su intervención. Los grupos no pidieron su dimisión –como había hecho el PP en días pasados–, pero le pidieron que aprendiese de la derrota y cambiase de rumbo y de actitud. El portavoz de IU, Antonio Maíllo, reclamó a Díaz que acometa un cambio de gobierno. Díaz afirmó: "Para mí no es una deshonra haber perdido una votación", afirmó Díaz.

Moreno Bonilla traía preparada una ristra de frases punzantes para arrojarle a la cara a su adversaria: "En Andalucía se agranda la brecha social y económica con España pero a usted sólo le preocupa otra brecha: el 36% de socialistas andaluces que no la han votado"; "Nadie quiere mirarse en el espejo del socialismo andaluz"; "¿Por qué vamos a darle aquí un crédito que no le dan ni sus compañeros de partido, que le han dado con la puerta en las narices?". Díaz le afeó a Moreno Bonilla que aprovechase la pregunta de control al Gobierno para cuestiones internas del PSOE y le recordó que con él el PP pasó de los 50 diputados que logró Javier Arenas en 2012 a los 33 que logró él en 2015. "Aprovecha una pregunta sobre convergencia en Andalucía para dar rienda suelta a sus frustraciones. Su única obsesión es que yo me marche para no tener que enfrentarse a mí", le dijo Díaz. Mario Jiménez, portavoz del PSOE, abundó en esta línea: que Moreno Bonilla "rezaba" para que Díaz ganase, en la confianza de no tenerla más como rival electoral. "Y está bien, no pasada. Pero que no se le note tanto", dijo Jiménez, para carcajada de la bancada socialista. Díaz también mantuvo la sonrisa durante toda la mañana. Es uno de los mensajes de estos días en las dolidas filas del socialismo andaluz: cabeza alta y mirar hacia delante. Hasta tal punto la vio crecida Moreno Bonilla que le dijo a Díaz: "Hablar de frustración precisamente hoy no es lo más adecuado. Pero usted es así, tiene esa soberbia, sólo falta que diga yo he perdido porque he querido perder. Y usted está aquí, simple y llanamente, porque no la han querido en su partido". Los diputados del PP también se rieron. Era un día para ajustar cuentas.

Antes Díaz había debatido con Antonio Maíllo (IU) y Teresa Rodríguez (Podemos) sobre autonomía municipal y ecología, respectivamente. Ambos habían dejado también sus picotazos. "Dice usted que ahora le toca Andalucía, porque antes no tocaba. Usted está aquí porque no le queda otra", le dijo Maíllo, que le pidió a Díaz un cambio de gobierno, porque éste –a su juicio– "está desfasado y obsoleto y es conservador". Y le reclamó también un cambio de actitud, a su juicio falta de "humildad". Teresa Rodríguez hizo referencia a la expectación que –suponía– habría por un posible "duelo" de ella con Díaz centrado en las primarias socialistas. Pero no tocó el tema. Simplemente se limitó a cerrar su intervención dejando dicho que no haría "leña del árbol caído", lo que era como abordar el tema diciendo que no lo abordaba. Díaz se levantó como un resorte con una risa. "Leña del árbol caído no sé, pero gritar, grita usted mucho", le dijo, subrayando el tono alto que suele utilizar Rodríguez en sus intervenciones. A Maíllo –a quien siempre lo presenta como líder de una formación "entregada" a Podemos con armas y bagajes– le dijo que quizás él estaba acostumbrado a que desde otra formación le dijeran lo que tenía que hacer, pero que ése no era el caso de "los socialistas", que deciden en "su casa".

Así fue la mañana. Los unos recordándole a Díaz que se acabó el cuento de la ganadora y la otra manteniendo la sonrisa para no mostrar debilidad ante los ataque. Sólo el portavoz de Ciudadanos, Juan Marín, que tiene la promesa de Díaz de acelerar el cumplimiento de su pacto de investidura ahora que toca "centrarse en Andalucía", dejó las primarias al margen de su intervención. La presidenta necesita ahora reforzar su asociación con Ciudadanos para garantizarse una legislatura tranquila. Los demás le van a recordar una y otra vez que, de haber podido, hoy estaría en otro lugar. Díaz afirma que el problema de la oposición es que preferirían que, de verdad, se marchase de Andalucía. Este mismo jueves ha bromeado con el asunto ante un murmullo durante una de sus intervenciones: "Veo malestar hoy en la oposición. Será por mi permanencia aquí".

EL NUEVO IDOLO DE LOS FASCISTAS SUDAKAS

CON ECUADOR EN EL CORAZON

"Soy el presidente de todos", afirmó Lenín Moreno al asumir el mando

El socialista Lenín Moreno asumió como presidente ecuatoriano con la promesa de perpetuar la lucha contra la desigualdad y mantener la dolarización de la economía, aunque con un estilo más conciliador que el de su antecesor, Rafael Correa.
Lenín Moreno asumió la presidencia de Ecuador


"Desde hoy, el futuro. Soy el presidente de todos, me debo a todos, respeto a todos. Trabajaré para que nadie se quede atrás", dijo Moreno en su silla de ruedas tras prestar juramento como nuevo presidente en un acto en la Asamblea Nacional con cientos de invitados especiales, entre ellos 11 gobernantes latinoamericanos como el argentino Mauricio Macri. 



El administrador de 64 años ganó la presidencia del país andino en un disputado balotaje, respaldado por las millonarias obras, la estabilidad política y el fuerte carisma de Correa, su aliado político.

El nuevo presidente, que gobernará Ecuador hasta 2021, resaltó la figura y la gestión de su predecesor como impulsor del proceso de cambio en el país. 

"Hoy concluye una época que deja al país con realidades y objetivos más claros, 10 años de educación y salud", celebró.



Para los próximos cuatro años, aseguró que su gobierno continuará la lucha contra la desigualdad y se centrará en la "eliminación de la pobreza extrema", "la entrega de transferencias monetarias para las poblaciones vulnerables", "la ampliación de los esquemas de protección social", "la construcción de vivienda", "el incremento de la producción" y "la apertura de plazas de empleo", reportó la agencia de noticias EFE.

También destacó la importancia de la juventud y señaló que Ecuador es un país de emprendedores, por lo que fortalecerá las universidades y centros de educación superior masivos.

Si bien la situación económica de Ecuador es delicada -el país está saliendo de una recesión, tiene una alta demanda de empleo y una deuda pública que se incrementó 160% en el último gobierno-, el mandatario prometió que sostendrá la dolarización, vigente desde el 2000, y que "no habrá una moneda paralela", como temen sectores opositores con la introducción del dinero electrónico.

Para sostener el modelo económico, Moreno prometió volver su atención al sector agrícola y al turístico, ofreciendo crédito barato, modernización de infraestructura y mejores condiciones para su desarrollo, reprodujo la agencia Reuters.



Abogó además por una "mayor austeridad en el gobierno" -ayer notificó la supresión de seis ministerios coordinadores del antiguo gobierno- y una "mayor productividad" como vía para resolver la recesión, y anunció una "batalla frontal" contra la corrupción para hacer frente a las fuertes denuncias que comprometen a funcionarios del gobierno saliente.

"Vamos a practicarle una cirugía mayor a la corrupción; la de ahora, la de ayer y la que podría venir", proclamó Moreno, quien invitó a toda la sociedad a formar un frente para combatirla, según citó la agencia DPA.

En ese sentido, informó que integrará una comisión con asistencia de la ONU para aplicar políticas que reduzcan ese delito y, asimismo, sostuvo que instó a las autoridades estadounidenses y brasileñas a entregar todas las listas de posibles corruptos relacionadas con el caso Odebrecht.



Entre los cambios con respecto al gobierno de Correa, sorprendió el anuncio de suprimir el informe semanal de labores, un instrumento creado por el ex presidente para promocionar sus obras y para fustigar a la oposición. 

Moreno indicó que ya encontrará otra forma de informar al país "de forma veraz y oportuna, de manera transparente", prometiendo un cambio de estilo basado en el diálogo y una apertura al sector privado frente al modelo confrontativo y personalista de su antecesor.

"Todos, absolutamente todos, formaremos parte de un ineludible diálogo nacional, profundamente enriquecedor", explicó.



Por otra parte, ofreció a los medios de comunicación, uno de los sectores más cuestionados por Correa, una relación "fresca, fluida y dialogante" y pidió corresponsabilidad a la oposición y a todos los sectores para impulsar los cambios que ofrece.

Diferenciándose del ex presidente, aseguró que prefiere el liderazgo de una figura presidencial "que pase inadvertida". 

"Nada sobre los ciudadanos, sin los ciudadanos", expresó Moreno, quien explicó que antes de tomar resoluciones antecederá un diálogo con todos los interesados. 



En las relaciones internacionales, se comprometió a impulsar los procesos de integración regional y confirmó que su país continuará siendo anfitrión de los diálogos de paz entre el gobierno de Colombia y el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

"Bienvenidos luchadores de la paz y de la vida", concluyó, repitiendo las palabras del obispo ecuatoriano Leónidas Proaño, luchador por los derechos de los indígenas.

A la ceremonia asistieron, además de Macri, los presidentes de Chile, Michelle Bachelet; de Bolivia, Evo Morales; de Colombia, Juan Manuel Santos; de Paraguay, Horacio Cartez, y de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, entre otros.

miércoles, mayo 24, 2017

EL VIEJO CINE COSMOS DE BUENOS AIRES

Antesala del Cine Cosmos

Conoce la historia de la mítica colección de cine soviético en Argentina

.

Una de las mayores colecciones de cine soviético en América Latina, con más de 400 títulos, perteneció a la familia Vainikoff, dueños del cine Cosmos 70, un ícono de la juventud y el movimiento intelectual en los años sesenta y setenta, que sobrevivió censuras y dictaduras. Esta es su historia

17
Isaac Argentino Vainikoff, conocido como Argentino Lamas, hijo de padres rusos, fundó en 1937 la distribuidora de cine soviético Artkino Pictures, con la cual empezó a distribuir oficialmente en Argentina las películas soviéticas. A mediados de los años cincuenta Vainikoff alquiló primero y compró después el entonces Cine Teatro Cataluña, un edificio art decó de 1929 con 1.200 localidades, en plena avenida Corrientes de Buenos Aires. En 1966 fue reinaugurado como Cosmos '70. El nombre era en homenaje a los avances soviéticos en el espacio, y en alusión al ancho de las películas de 7O mm.
Durante los duros años de dictaduras militares, el Cosmos se convirtió en un santuario de los amantes del séptimo arte y del cine soviético en particular. Cerrado desde 2008, en 2010 fue adquirido por la Universidad de Buenos Aires y ahora se denomina Cine Cosmos UBA.
Proyector

Reconstruimos este largo periplo en una amena conversación con Luis Vainikoff, hijo del fundador de Artkino y expropietario del Cosmos, y con Gabriel Guralnik, actual director del Cine Cosmos UBA y profesor de Escuela Nacional de Cinematografía, en el viejo edificio de la calle Corrientes, donde todavía se encuentran los reflectores Prevost italianos, los mismos de la nostálgica película Cinema Paradiso.  
Desde sus butacas, los jóvenes rebeldes de melena larga que descubrían el rock y que estaban dispuestos a cambiar el mundo, devoraban las películas de Andrei Tarkovski, los emblemáticos filmes de Serguei Eisenstein como El acorazado Potemkin y Octubre, la monumental Guerra y Paz, de Serguei Bondarchuk, ganadora del Óscar en 1968 y otros tesoros del séptimo arte soviético y de Europa oriental.
Sala del Cine Cosmos
© Foto: Cine Cosmos
Sala del Cine Cosmos
La llegada de películas soviéticas a la Argentina empezó en los convulsos años treinta, con el trasfondo de la Guerra Civil española y el ascenso del fascismo en Italia. "Antes ya llegaban películas rusas a través de Natalio Botana, director del célebre diario Crítica, con la idea de juntar fondos y de hacer campaña contra el nazismo que se avecinaba en Europa. Se reunía dinero para la Brigadas Rojas en España porque había muchos refugiados republicanos en Argentina", relata Vainikoff a Sputnik, quien agrega que casi todo el negocio cinematográfico era de inmigrantes europeos movilizados por el tema de la guerra.
Argentino Vainikoff fundó Artkino Pictures en 1927. La empresa había sido creada en Estados Unidos  con la idea de distribuir cine soviético en todos los países de América Latina, algo así como la competencia de la Meyer de Hollywood. "El fundador, Nicolás Nápoli, le pidió a mi padre que lo asesorara para abrir la distribución en distintos países y así fueron fundando Artkino en Argentina, Uruguay, Chile", recuerda Luis Vainikoff, quien hoy en día es asesor del Instituto Nacional de Cinematografía y Artes Audiovisuales (INCAA).
"Las películas soviéticas tenían muchísimo éxito, porque en los años treinta los sindicatos en Argentina eran dominados por el Partido Comunista y todo lo que venía de la URSS tenía una fuerza muy especial para ellos. Dieras lo que dieras, eran colas y colas", continúa.


Pero la situación política en América Latina no era la mejor: ser comunista o distribuir películas con el sello comunista, traía muchos problemas. Por eso, de a poco, los Artkino suramericanos fueron cerrando y los únicos que se mantuvieron fueron los de Uruguay y Argentina.  "El cine soviético tuvo un momento de gloria hasta la época de Perón, cuando la gente acudía masivamente al cine".
Con el advenimiento del peronismo (1945-1955), la persecución al Partido Comunista fue muy fuerte, pero Artkino se mantuvo gracias a la visión de su dueño, quien "separaba la ideología y las opiniones personales de los negocios",  gracias a lo cual logró mantener separada la distribuidora  de los avatares de la política.
Proyector Prevost de Milán
© Foto: Cine Cosmos
Proyector Prevost de Milán
La cinta con película

Incluso Perón le pidió a Vainikoff padre que trajera películas rusas para el primer Festival Internacional de Cine Mar del Plata en 1954, en el cual participó una delegación soviética encabezada por el célebre director Serguei Bondarchuk. Según comentó Vainikoff hijo al diario la Nación, Perón veía siempre cine ruso y le gustaba mucho.
Poco a poco, el archivo se fue formando, y en esto fue decisiva la cuidadosa actitud de Argentino Vainikoff, que guardaba todas las copias. "Mi padre pensaba que las imágenes eran lo único que nos iba a quedar en el futuro y por eso nunca destruyó una copia, muchas se nos perdieron en incendios, o por el paso del tiempo, pero él tenía la visión de que la imagen era lo único que iba a perdurar", recuerda su hijo.
"Eso traía problemas, porque cuando se terminaban los derechos de las películas, había que devolver o destruir las copias, pero mi padre las conservaba".
En 1957, Vainikoff alquiló la sala del Cine Teatro Cataluña con otros socios, pero ellos no querían pasar películas rusas. "Mi padre esperó a que se cansaran y se fueran, y empezó a comprar el cine por partes, con lo que producía la distribuidora.  La gente no entendía, por ahí no comíamos en mi casa, pero teníamos  el cine, era medio absurdo, pero teníamos la idea de que esto iba a tener una utilidad a futuro".
El Cosmos 70 fue un oasis de la cultura porteña en las épocas oscuras de la represión militar. "Inauguramos el cine después del golpe de Estado de Juan Carlos Onganía en 1966. Es que el cine funciona gracias a los golpes militares. Las mejores películas argentinas se hicieron cuando había represión o una gran crisis económica, que es cuando la gente se refugia en el arte. Cuando todo va bien, la gente va al cine pero a ver otras cosas", reflexiona Luis.


Los Vainikoff resistieron el embate del cine comercial: "Teníamos una visión distinta porque no queríamos dejar de distribuir este material para pasar a las grandes películas. Todos los distribuidores independientes, cuando hacían dinero con algunas películas, se pasaban a las comerciales que eran más fáciles de explotar. Nosotros nos mantuvimos hasta que pudimos", comenta.
A pesar de las persecuciones y de las distintas veces que la sala fue cerrada, las películas soviéticas se seguían viendo en cine clubes o en otras salas comerciales. "Cuando se venía una crisis económica muy grande o un movimiento político, ahí reabríamos el cine, porque en esos momentos la gente trata de agruparse con los que tienen cosas en común".
Gabriel Guralnik, actual director del Cine Cosmos UBA, recuerda que tenía 17 años cuando fue el golpe militar de 1976: "Para la gente de mi generación, durante la segunda mitad de la década del 70 y los primeros años de los ochenta, el Cosmos era un lugar de referencia. Allí  conocimos a Ingmar Bergman, las películas soviéticas y de Europa oriental. Era un punto de encuentro que se mantuvo durante toda la dictadura".
Los militares no se atrevieron a tocar el Cosmos y nunca secuestraron ni detuvieron a nadie allí. Lo sorprendente es que la audiencia era de lo más variada: desde el almirante Isaac Rojas, uno de los líderes del golpe que derribó al gobierno de Juan Domingo Perón en 1955, cuya película favorita era El Acorazado Potemkin, hasta los activistas de izquierda, todos iban a ver las películas rusas.
Es que el gusto por el cine soviético iba más allá de las simpatías políticas. "Mi papá, que era español, venía a ver todos los domingos películas rusas", evoca Guralnik. La razón, para él, es que los personajes de estas películas "tienen  mucho que ver con lo humano, la gente busca otra esencia, la bondad, esas cosas que afloran en las películas rusas".
"En esos años de posguerra, cuando la propaganda oficial transmitía una imagen de que todos los que vivían detrás de la Cortina de Hierro eran  unos malditos, de repente te encontrabas con gente muy tierna en la pantalla y eso le llegaba al público", acota Vainikoff. Esto explica el éxito de películas como Pasaron las Grullas, que a pesar de ser sobre la II Guerra Mundial, no pierde ese tono íntimo. "Siempre está el drama personal de alguien que pasó por esa situación".
Guralnik, quien también es profesor de cine, anota que las películas rusas tienen "un tiempo que le va bien a los que viven en La Pampa o en el campo, a quienes les resultaba más natural el tiempo que se tomaba un director ruso como Tarkovsky para filmar una escena, que los tiempos de Hollywood".
Otro factor que explicaría ese ‘tempo' especial, es que la URSS producía para los países orientales y asiáticos y para la India, donde muchas películas violentas no funcionaban, agrega Vainikoff.


Por el Cosmos pasaron las películas de las distintas etapas del cine soviético, empezando por el cine revolucionario y experimental posterior a 1917, que, para Guralnik, "está en el mismo nivel de todas las vanguardias del resto del mundo",  como las películas de Eisenstein. En la antesala de la Gran Guerra Patria, Guralnik destaca Alexander Nevsky, también del gran director, "en la que todo el pueblo de Nóvgorod se levanta contra el enemigo teutón, anticipatoria de la invasión alemana que está por suceder". Durante la Guerra, el cine pasa a la resistencia para levantar el ánimo, y después de 1945 "hay un cine de reparación, donde todos son víctimas".
Vainikoff destaca películas épicas, como Guerra y Paz, de Sergei Bondarchuk, que ganó el Oscar en 1968 y que tuvo a 120.000 soldados en escena.  "Un loco que recreó un campo de batalla propio, algo que solo se podía hacer en la URSS.  No había extras, no había computación, no había nada, y filmaron más de ocho horas que quedaron en pantalla".

Los Vainikoff fueron guardando incluso cintas que nunca vieron la luz en su patria, porque eran enviadas al exterior y después prohibidas. "Nosotros las comprábamos a través de un proceso complicadísimo, después llegaba la orden de que la película se prohibía y la tenías que devolver, pero como los fletes eran tan costosos, nos decían que las destruyéramos, y mi padre siempre las guardó. El Frío Verano del 53, la Comisaria Política, son algunas de las películas que se salvaron y se pudieron ver años después.
Luis Vainikoff expropietario del Cine Cosmos '70 junto a Gabriel Guralnik, actual director del Cine Cosmos UBA.
© Foto: Cine Cosmos
Luis Vainikoff expropietario del Cine Cosmos '70 junto a Gabriel Guralnik, actual director del Cine Cosmos UBA.
Sin embargo, los tiempos se hicieron cada vez más difíciles para mantener un cine y una gran colección sin apoyo estatal y sin una cinemateca para conservar los films. Al final de la dictadura en los años ochenta llegaron los nuevos formatos como el VHS y el cable, y los cines sufrieron una enorme retracción.  "En los  últimos años cambió la forma de ver y de pensar. La gente ya no está acostumbrada a ver rayas en las películas,  porque las ven remasterizadas en computadora y parecen nuevas", señala Guralnik.
El Cine Cosmos 70 cerró sus puertas en 2010.  La valiosa colección de cine soviético, con más de 400 títulos, está en manos del crítico Fernando Martín Peña. El Cosmos, adquirido por la Universidad de Buenos Aires, realiza proyecciones y festivales, pero espera reabrir sus puertas al público. Los nostálgicos añoran ese momento.

MAS RICOS UN BUEN PARA DE HUEVOS FRITOS CON CHORIZO COLORAO Y A CABALLO DE PAPAS FRITAS

Ni fritos, ni revueltos: así se preparan los huevos nube, el nuevo éxito en Instagram

Los huevos "nube" son la última tendencia de los amantes de la comida en la red social

La nueva tendencia de Instagram son los huevos
La nueva tendencia de Instagram son los huevos. Foto: Instagram
Si tus amigos más  COMILONES  todavía no lo compartieron en sus redes sociales, están muy atrasados. La tendencia #cloudeggs (huevos nube) se convirtió en un fenómeno imparable y todos se hicieron eco de esta nueva movida gastronómica.
¿Pero qué tiene de especial esta receta? Aparte de ser fotogénica, es fácil de preparar y tiene pocas calorías. o no.
Basta con batir la clara del huevo al punto de nieve, salpimentar y hornear durante tres minutos. Después se añade la yema, y se deja otros tres minutos a la misma temperatura. Al no utilizarse ni una gota de aceite para prepararlo, el portal de recetas SimplyRecipes sugiere añadir un poco de queso (parmesano, suizo o Gruyère) para potenciar el sabor de "la nube". De hecho, en Instagram pueden verse múltiples propuestas para acompañarlo, desde tostadas, paltas, espinacas y sobre todo tocino(que habría que sumar, obviamente, a las 78 calorías que tiene un huevo normal).