¿HÉROE O VILLANO?

¿HÉROE O VILLANO?

lunes, febrero 20, 2017

OJALA PUDIERAMOS

Peridis

LA GUERRA SOROS-TRUMP ,Y EL PLANETA EN EL MEDIO

alt
Tayyab Baloch
La derrota de Hillary Clinton en las elecciones presidenciales estadounidenses ha revelado la agenda globalista encabezada por George Soros, pues él financió la campaña de Hillary. Todos los medios principales de comunicación liberales intentaron hacer lo mejor que pudieron para moldear la opinión pública a favor de Hillary, pero fallaron. La clase media estadounidense eligió a Donald J. Trump para el despacho oval debido a su agenda doméstica. De ahí el motivo por el que el partido belicista ha realizado una guerra dentro de EEUU para debilitar a la administración Trump, con el objetivo de proteger la agenda globalista, y para ello fueron puestas en escena las protestas anti-Trump por todo EEUU. La élite globalista que estaba involucrada en los cambios de régimen y revoluciones de color por todo el planeta, desde Iberoamérica a Ucrania, para lograr sus objetivos geopolíticos, ahora está intentando tales esfuerzos dentro de EEUU contra el gobierno legítimo de Trump.
Los medios de comunicación estadounidenses controlados por George Soros propagaron que Trump era el candidato del Kremlin. Tras su victoria sobre Hillary, la Agencia Central de Inteligencia (CIA en inglés), culpó a Rusia de “hackear” las elecciones a favor de Trump. Pero Rusia no solamente ha rechazado tales acusaciones sin fundamento, también ha advertido a Trump que los globalistas intentan apuñalar a la democracia estadounidense con un “golpe blando” contra Donald Trump. El presidente ruso Vladimir Putin dijo que él ve intentos en los EEUU para “deslegitimar a su presidente Donald Trump usando métodos “al estilo Maidán” previamente usados en Ucrania, donde los lectores recordarán que el presidente Yanukovich fue expulsado en 2014 tras un violento golpe de Estado, que muchos sospechan que fue realizado bajo los auspicios del Departamento de Estado de EEUU y clasificado como operaciones de inteligencia de EEUU.
¿Por qué la élite globalista es anti-rusa?
Aquí surge la cuestión; ¿Por qué la élite globalista es anti-rusa?, y ¿por qué declararon a Rusia como una amenaza para el nuevo orden mundial globalista? La respuesta es muy simple porque ellos estaban involucrados en la destrucción de la economía rusa. Soros estaba involucrado directamente en la crisis económica de la URSS durante principios de la década de 1990. Tras la disolución de la URSS, Soros ayudó a que los oligarcas rusos controlasen las instalaciones de producción, industrias, y refinerías de petróleo. Hay una larga guerra entre esta agenda globalista y Vladimir Putin dentro de Rusia. El presidente Vladimir Putin no solamente les derrotó en Rusia sino que también ha tenido éxito al minimizar su hegemonía por todo el mundo al introducir un “orden mundial” alternativo, un mundo multipolar compartido. Este es el motivo por el que George Soros se hizo con la organización sin ánimo de lucro conocida como la “Fundación Sociedad Abierta” (Open SocietyFoundation) con la que intentó derrocar al presidente Putin e intentó desestabilizar Rusia muchas veces. Como resultado, Rusia no solamente ha regulado las ONG’s internacionales, sino que también ha prohibido a Open Society en Rusia.
El legado de Obama se caracteriza por el mantra de “culpar a Rusia”, y esto llegó tras la guerra de Putin contra la agenda globalista. Por tanto en el escenario mundial culparon a Rusia de todo: Incluso están achacando a Rusia el fracaso de las democracias occidentales. “Rusia ha hackeado las elecciones estadounidenses y ahora está hackeando las democracias occidentales”; esta narrativa fue propagada con el bombardeo de noticias falsas y como resultado de la guerra informativa se ha vuelvo visible entre los medios controlados por los globalistas y los medios multipolares; los medios de comunicación de propiedad rusa y portales mediáticos alternativos, esto es, Wikileaks e Info wars de Alex Jones.
De hecho, el estadounidense nacido en Hungría, George Soros, magnate de los negocios y manipulador global, siempre ha sido visto como la mente maestra tras las crisis financieras asiáticas en 1997 y 2008. Esta crisis fue creada para arruinar la economía de Malasia. Se entrometió en la política de Europa, Norteamérica, e incluso en Asia durante décadas. Ahora, actualmente, es el hombre tras la crisis migratoria en Europa. Intentó hacer fortuna de la desestabilización de Europa con un flujo incontrolado de refugiados. Además de esto, la fundación propiedad de Soros, Open Society, implementó la agenda globalista a través de las prácticas de revolución de color y cambio de régimen  mediante la acción de campañas aparentemente por la libertad, la justicia y los derechos humanos. Pero ahora, el arquitecto de un mundo multipolar, Rusia, ha aparecido como fuerza de la resistencia contra la agenda globalista con un “orden mundial multipolar”. Es por eso, que aquel mundo por el que Soros hizo campaña, ahora se esté cayendo a pedazos por doquier.
El control de la mafia globalista sobre el periodismo estadounidense
Actualmente, el bombardeo de noticias falsas apoyado por las organizaciones mediáticas estadounidenses tanto izquierdistas como liberales es evidencia de la influencia de Soros sobre los medios de comunicación. Su instituto Open Society está conectado con más de 30 organizaciones mediáticas principales estadounidenses. Soros, como manipulador globalista entiende la importancia de los medios de comunicación para controlar al público. “Soros: La vida y el tiempo de un multimillonario mesiánico”, él ha estado fascinado por los medios de comunicación desde la infancia donde sus intereses académicos incluían “historia o periodismo o alguna forma de escritura”. Sirvió como “jefe de redacción, editor, y vendedor de periódicos”, de su propio periódico “The Lupa News”, y escribió para un boletín de noticias en su Hungría natal antes de abandonarla, escribió el autor Michael T. Kaufman, un veterano del New York Times.
Para George Soros y otros patrocinadores liberales de ProPublica, financiar el periodismo es el único modo de influir al público, no solamente en EEUU, sino también por todo el mundo.  Según el Centro de Investigaciones Mediáticas Estadounidense (MRC, en inglés), “el sueño de Soros para controlar los medios de comunicación masivos empezó de forma natural con la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia. Columbia está encabezada por el presidente Lee Bollinger, que también se sienta en la junta del premio Pulitzer y la junta directiva de The Washington Post. Bollinger, como algunos otros receptores financieros de Soros, está presionando para que el periodismo encuentre a un nuevo viejo rico o al menos a un tío, al tío Sam. Bollinger escribió en su libro ‘desinhibida, robusta, y abierta: Una prensa libre para un nuevo siglo”, que el gobierno debería financiar los medios de comunicación. Un estudio de 2009 por el programa de periodismo de Columbia llegó a la misma conclusión, demandando ‘una financiación nacional para las noticias locales’. Oportunamente, LenDownie, el autor principal de esta pieza, también está en la junta del Post y en la junta del Centro para los Reportajes de Investigación, también financiado por Soros”.
Soros no solamente financió a famosas escuelas de periodismo en EEUU, sino que se apoderó de la industria del periodismo y las asociaciones de periodistas. Instaló sus asociados mafiosos en todas las principales organizaciones mediáticas en los EEUU y por todo el mundo. Incluso la Federación Nacional de Emisoras Comunitarias, la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos, el Comité para la Protección de Periodistas, también están directamente controlados por la mafia de Soros mediante fondos de la Open Society.
Según los hechos presentados por el vigilante mediático de EEUU, “el Instituto Open Society es una de las varias fundaciones que financian la Red de Noticias de Investigación (INN, en inglés), una colaboración de 32 organizaciones de noticias sin ánimo de lucro que producen lo que afirman que son ‘noticias de investigación no-partidarias’. La fundación James L. Knight también respalda la red y posiblemente es la fundación de periodismo más y mejor conocida. El presidente de Knight y CEO, Alberto Ibargüen, está en la junta directiva de ProPublica. La INN incluye el Taller de Reportajes de Investigación en la Universidad Estadounidense, la incipiente web liberal MinnPost, el Instituto Nacional para los Reportajes asistidos por computadora, La Radio Pública Nacional, y el Centro Wisconsin para el Periodismo de Investigación. La red había incluido las operación investigadoras del liberal Huffington Post entre sus subvenciones, pero las Investigaciones del HuffPo se fusionaron con el posiblemente incluso más izquierdista, Centro para la Integridad Pública, en cuya junta se sienta AriannaHuffington”.
Soros inyectó su agenda para atacar a la derecha en el nombre del periodismo de calidad al invertir en programas académicos. Actualmente la situación doméstica en EEUU es evidencia de que Soros está construyendo un muro en torno a Trump al usar los medios principales de comunicación. Este es el motivo por el que Trump usó la palabra “deshonesto” para los comentaristas mediáticos estadounidenses en la ocasión de su investidura presidencial.
(**)
El monopolio sobre el tiempo y el espacio por todo el globo
La élite globalista en el nombre de la libertad, la justicia y los derechos humanos financian estas ONG’s por todo el mundo para realizar su agenda. Las ONG’s, al establecer contactos con la sociedad civil y las clases políticas desde el nivel más básico hasta las instituciones estatales, siempre trabajaron por la agenda liberal para la globalización, y como resultado, la “americanización” del mundo tuvo lugar. En muchos países las ONG’s aparentemente actuaban como una herramienta de cambio de régimen y revoluciones de color con el respaldo de los medios de comunicación. Los medios siempre les ayudaron a controlar y moldear la opinión pública a  su favor. Los medios de comunicación liberales e izquierdistas hicieron posible la “americanización” del mundo con su agenda globalista.
Si entramos en el detalle, podemos observar fácilmente la influencia occidental / estadounidense sobre todo el mundo. El departamento de Estado de los EEUU controla los medios de comunicación mundiales con las organizaciones internacionales liberales. El Centro Internacional para Periodistas (ICFJ, en inglés) con sede en Washington y respaldado por las becas del Knight International Journalism y financiada por Soros, siempre trabaja para propagar la agenda globalista en el nombre del periodismo de calidad por todo el orbe. Incluso el departamento de Estado patrocinó el programa de intercambio de periodistas que está dirigido por el ICFJ. EEUU-Rusia, EEUU-Alemania, EEUU-Pakistán y todos los tipos de tales programas de intercambios están diseñados por esta ICFJ controlada por Soros. El pasado año anunciaron un programa especial para periodistas bálticos ruso hablantes dirigida al diseminado de propaganda contra Rusia sobre el conflicto ucraniano.
El periodista y científico político alemán, Udo Ulfkotte ha publicado un libro, “Periodistas comprados” (“Gekaufte Journalisten”), en el que describe cómo los políticos estadounidenses y alemanes influyen en los medios de comunicación alemanes, para que aquellos periodistas den el sesgo deseado a los acontecimientos mundiales. Ulfkotte afirma que los corresponsales están exhortados a predisponer sus escritos principalmente a favor de la posición estadounidense y oponerse a Rusia. En su entrevista traducida y publicada por Oriental Review, respondió a una pregunta sobre las prácticas corruptas de los periodistas en este sentido, “cuando vuelas a los EEUU una y otra vez, y nunca has de pagar por nada ahí, y estás invitado a entrevistar a políticos estadounidenses, estás profundizando más y más en los círculos de poder. Y quieres permanecer dentro de este círculo de la élite, así que escribes para agradarles. Todo el mundo quiere ser un periodista célebre que consigue acceso exclusivo a políticos famosos. Pero una frase incorrecta y tu carrera como periodista célebre está acabada. Todo el mundo lo sabe. Y todo el mundo está en ello”.
Así que a través de las ONG’s y los programas de intercambios, recogen principalmente a periodistas a mitad de carrera para pulirlos para su agenda. El concepto de periodista comprado de Ulfkotte también se plasma en Pakistán. Aunque Pakistán disfrutaba del estatus de aliado de los EEUU desde su creación, la influencia mediática estadounidense en las salas de redacción de Pakistán llegaron durante la guerra de Afganistán contra la URSS. Algunos periodistas experimentados tienen la opinión de que antes del 11-S, los portales mediáticos con sede en Washington y Londres contrataban a toda la lista de jóvenes periodistas pakistaníes y cuando su entrenamiento estaba casi completado, entonces de repente ocurrió el incidente del 11-S. Tales periodistas jugaron un papel vital en la creación de opinión para forzar al gobierno de Pakistán para ayudar a los EEUU en el ataque a Afganistán.
Una estimación aproximada indica que más de 1.500 periodistas pakistaníes visitaron las salas de redacción de las organizaciones mediáticas con sede en EEUU, para recibir el entrenamiento para “periodismo de calidad” creado por los liberales. A su regreso, siempre meten su agenda en las salas de redacción con sede en Pakistán, tanto en los medios impresos como electrónicos. Los medios de comunicación en Pakistán están considerados como el cuarto pilar del Estado y ahora se ha vuelto un elemento muy necesario para la sociedad. Este es el motivo por el que la fundación Open Society de Soros ha enmarañado a Pakistán en una red, desde el nivel doméstico hasta las instituciones estatales mediante el control mediático en Pakistán. En el nombre del acceso a internet para todos, y del entrenamiento mediático para periodistas la Open Society está inyectando su agenda para controlar la democracia en Pakistán.
Desgraciadamente, los medios estadounidenses controlados por Soros tienen ya una gran influencia sobre los medios impresos pakistaníes, y ahora Soros ha tenido éxito en designar a su director de la Open Society en Pakistán como presidente de la Autoridad Regulatoria de Medios Electrónicos de Pakistán (PEMRA en inglés). Absar Alam, el presidente de la PEMRA era el jefe nacional de la notoria Open Society y tras su nombramiento, él está trabajando abiertamente por la agenda de Soros en los medios electrónicos pakistaníes para controlar los medios de comunicación con la organización estatal PEMRA. En los medios impresos, hay espacio mientras que en los medios electrónicos hay tiempo, y la Open Society ha controlado plenamente tanto el espacio como el tiempo en los medios de comunicación globales. La cobertura sesgada sobre los conflictos de Siria y Ucrania también son prueba de cómo propagan su línea en los medios de comunicación principales y sociales, mientras que la primavera árabe en oriente medio también fue lanzada por los medios de comunicación sociales, que están también bajo control de la élite manipuladora globalista.
Por tanto Rusia, China, y algunos otros países no solamente han prohibido tales ONG’s y medios de comunicación, sino que también introdujeron regulaciones para monitorizarlas. Pakistán e India también propusieron mantener controles y contrapesos sobre tales organizaciones y monitorizar su fuente de financiación, pero ambas fracasaron debido a la presión desde las élites liberales.
Los medios de comunicación de Soros llevan el cambio de régimen y la revolución de color a EEUU
Como se discutió anteriormente, los medios de comunicación son una poderosa herramienta usada para inyectar una agenda particular en la audiencia objetivo. Los acontecimientos de cambio de régimen y las revoluciones de color en el mundo están pintados en el lienzo de la democracia y la libertad, los medios de comunicación siempre solían pintar una imagen colorida con la brocha de la agenda específica dentro del proyecto designado. Si miramos de cerca en la actual situación interna estadounidense podemos observar fácilmente como los medios de comunicación liberales han lanzado una campaña por el cambio a través de las masas mediante la provocación de resistencia civil contra la administración de Trump, por orden de su maestro, Soros.
El control de Soros sobre los medios de comunicación masivos, las ONG’s y su mayor influencia sobre las instituciones estatales está arrastrando a EEUU hacia una visible revolución de color al construir un muro en torno a Trump para mantenerle bajo presión, o derrocar su gobierno para el beneficio de la élite globalista. Los manifestantes anti-Trump ya han elegido el color rosa y ya han formulado un proyecto de “pussyhat revolution” [“revolución del gorro de gato”] para movilizar a las masas contra el 45 presidente de los EEUU. Los medios de comunicación estadounidenses no solamente están dando una cobertura total a estas protestas sino que también está despertando un movimiento de resistencia contra el nuevo gobierno de Trump.
Los conspiradores de las protestas anti-Trump tienen solo una intención: Debilitar a Trump, y ellos no tienen amor por EEUU y por tanto han desviado las protestas hacia lo que es violento en su naturaleza. Su guerra contra Trump está dañando a EEUU en su conjunto. No solamente la propiedad estatal fue dañada, sino que también están yendo a atacar las instituciones estatales, lo que conducirá a EEUU hacia su destrucción. El único camino que queda para Trump es contraatacar, rápido y duro.
Sin embargo, algunos informes afirmaron que Soros contribuyó a la financiación de la construcción de la Torre y Hotel Internacional Trump en Chicago, con la cifra de 160 millones de dólares. Mientras, The Daily Beast afirmó, “En 2011, Trump incluso dijo a los conservadores que ‘olviden a Soros, déjenle solo, ya tiene bastantes problemas’”. Pero ahora Soros está comprometido a derrocar al gobierno Trump justo como antes lo intentó al máximo para derrotarle durante el proceso electoral.
Soros no ha lanzado solamente una guerra contra Trump a nivel EEUU, sino que también le está creando problemas por todo el planeta con la ayuda de sus portales de noticias falsas. El propósito de esto es construir presión global contra la Casa Blanca. Es realmente duro para la administración Trump, silenciar los enérgicos medios de comunicación liberales e izquierdistas estadounidenses, que controlan el pulso de EEUU. Este es el motivo por el que la Casa Blanca ha rechazado cooperar con los medios principales de comunicación anti-Trump, debido a su agenda y propaganda contra Trump. Mientras tanto, Trump, también ha dado preferencia a su cuenta de twitter en vez de los medios principales de comunicación.
Brevemente, EEUU que usó a Soros y sus medios de comunicación para los propósitos de revoluciones de color y cambios de régimen por todo el orbe desde Iberoamérica a Ucrania, está ahora bajo ataque interior por él. Ahora depende de Trump el modo de lidiar con este monstruo globalista. Si no contraataca a tiempo, será depuesto de la Casa Blanca.

domingo, febrero 19, 2017

DECLARACIONES DE TRUMP EN EXCLUSIVA



Malvenido Trump, ¿Welcome Lenin?





Por Juan Dal Maso y Fernando Rosso

El mundo está cambiando, al margen de hasta dónde pueda llegar Donald Trump con sus políticas "aislacionistas". En el contexto de otros procesos como el Brexit en Inglaterra y la crisis de la Unión Europea, representa una tendencia fuerte a la reversión de una serie de presupuestos que primaron durante largas décadas desde la salida de la Segunda Guerra Mundial y que se acentuaron con el neoliberalismo: globalización y libre comercio, exportación y extensión de la democracia formal occidental, expropiación de los reclamos de los llamados movimientos sociales, “integrando” a minorías étnicas, chicanos, mujeres y movimientos por la diversidad sexual, dentro de la política oficial de un sistema muy desigual pero para todos y todas. Neoliberalismo salvaje en el terreno económico, diversidad posmoderna y democracia formal parecía ser la fórmula del éxito del extenso periodo neoliberal. 


La categoría de "crisis orgánica", permite entender una situación como la que da origen a Trump: el neoliberalismo como "gran empresa" no fracasó desde el punto de vista de la concentración económica y la explotación de la clase trabajadora, pero sí en su intento de mantener una base social más o menos permanente en la medida en que los "beneficios del derrame" resultaron inexistentes o escasos. La internacionalización desbocada del capital dejó a mucha gente afuera, dentro de sus fronteras nacionales: se van las empresas a facturar su libertad y se quedan los desocupados a paliar su empobrecimiento.


La crisis del Estado en su conjunto aparece como un fenómeno de escala nacional y puede pensarse desde el punto de vista internacional, no como crisis orgánica mundial, sino en formaciones supranacionales contradictorias como la Unión Europea. 
Así la definía Antonio Gramsci: 
“En cierto punto de su vida histórica los grupos sociales se separan de sus partidos tradicionales, o sea que los partidos tradicionales en aquella determinada forma organizativa, con aquellos determinados hombres que los constituyen, los representan y los dirigen no son ya reconocidos como su expresión por su clase o fracción de clase. Cuando estas crisis tienen lugar, la situación inmediata se vuelve delicada y peligrosa, porque el campo queda abierto a soluciones de fuerza, a la actividad de potencias oscuras representadas por los hombres providenciales o carismáticos ¿Cómo se crean estas situaciones de oposición entre representantes y representados, que del terreno de los partidos (organizaciones de partido en sentido estricto, campo electoral-parlamentario, organización periodística) se refleja en todo el organismo estatal, reforzando la posición relativa del poder de la burocracia (civil y militar), de la alta finanza, de la Iglesia y en general de todos los organismos relativamente independientes de las fluctuaciones de la opinión pública? En cada país el proceso es distinto, si bien el contenido es el mismo. Y el contenido es la crisis de hegemonía de la clase dirigente, que se produce ya sea porque la clase dirigente ha fracasado en alguna gran empresa política para la que ha solicitado o impuesto con la fuerza el consenso de las grande masas (como la guerra) o porque vastas masas (especialmente de campesinos y de pequeñoburgueses intelectuales) han pasado de golpe de la pasividad política a una cierta actividad y plantean reivindicaciones que en su conjunto no orgánico constituyen una revolución. Se habla de "crisis de autoridad" y esto precisamente es la crisis de hegemonía, o crisis del Estado en su conjunto (Cuadernos de Cárcel, C13 §23 redactado entre mayo de 1932 y primeros meses de 1934).
En el marco del desprestigio creciente del neoliberalismo, la crisis de formaciones tradicionales como el Partido Demócrata yanqui o la socialdemocracia europea parecen confirmar que lo que está en default es lo que queda de un orden fundado en los años de la segunda posguerra. 
Desde el punto de vista económico, la tendencia que representa Trump cumple la misma función: intentar la tarea relativamente imposible -sin mayores enfrentamientos- de desarmar el entramado de "internacionalismo burgués" que la economía mundial fue tejiendo en las últimas décadas, que a su vez permitió que los Estados salvaran a los bancos desde el inicio de la crisis de 2008, que se viene administrando lentamente como una "crisis del '30 en cuotas": la larga agonía del orden globalizador.
Desde el punto de vista político esta “gradualidad” de la catástrofe se manifiesta no en el surgimiento aún de fenómenos como “centrismos de masas” con la centralidad e impronta de la clase trabajadora, como sucedía en los años '30, sino como neoreformismos a la izquierda de las viejas formaciones o como nuevas coaliciones: desde Syriza en Grecia hasta Jeremy Corbyn en Inglaterra, desde Bernie Sanders en Estados Unidos al debate que cruza a Podemos en el Estado Español o la nueva sorpresa y media del triunfo de Benoît Hamon en la interna de los socialistas franceses, una elección que, una vez más, jubiló a encuestadores y pronosticadores.
A la derecha, el propio Trump, el Frente Nacional galo o la Liga Norte de Italia que se reunieron en Alemania junto a otras formaciones de la todavía “paqueta” ultraderecha europea. 
Pensado desde el punto de vista internacional, Trump representa más cabalmente lo que sería un tendencia a la ruptura del "equilibrio inestable" del capitalismo. Con esa categoría extrapolada de la física, León Trotsky había señalado en la inmediata primera posguerra las alternativas catastróficas del capitalismo después de la gran confrontación y la revolución rusa, destacando que el equilibro capitalista era "un fenómeno complicado" que estaba en tensión permanente entre la continuidad y la ruptura y era el resultado de la interrelación entre la situación de la economía, las relaciones entre los Estados y el desarrollo de la lucha de clases. De este modo lo definía Trotsky: 
“Después de la guerra imperialista, entramos en un período revolucionario, o sea en un período durante el cual las bases del equilibrio capitalista se quiebran y caen. El equilibrio capitalista es un fenómeno complicado; el régimen capitalista construye ese equilibrio, lo rompe, lo reconstruye y lo rompe otra vez, ensanchando, de paso, los límites de su dominio. En la esfera económica, estas constantes rupturas y restauraciones del equilibrio toman la forma de crisis y booms. En la esfera de las relaciones entre clases, la ruptura del equilibrio consiste en huelgas, en lock-outs, en lucha revolucionaria. En la esfera de las relaciones entre estados, la ruptura del equilibrio es la guerra, o bien, más solapadamente, la guerra de las tarifas aduaneras, la guerra económica o bloqueo. El capitalismo posee entonces un equilibrio dinámico, el cual está siempre en proceso de ruptura o restauración. Al mismo tiempo, semejante equilibrio posee gran fuerza de resistencia; la prueba mejor que tenemos de ella es que aún existe el mundo capitalista." (La situación mundial, junio de 1921).
Este equilibrio se basa en el plano económico en la división internacional del trabajo, en el plano de la lucha de clases en el control del conflicto a escala interna de cada estado y en el plano de la geopolítica en un sistema de contrapesos más o menos estable entre los estados. En el primero y el segundo plano, las cosas no están marchando bien. En el segundo, la situación es más heterogénea. Pero de conjunto, las variables que dominaron la economía y la política mundial durante las últimas décadas, están cambiando más o menos aceleradamente. 
En este marco, el llamado "momento populista" podría estar anunciando algo mucho menos "posmarxista" y bastante más clásico: el retorno de contradicciones profundas del capitalismo y la tendencia a resolverlas sobre la base del Estado nacional y no pacíficamente en el orden internacional. 
De allí el “curioso” título de este artículo: muchas de las precondiciones “leninistas” se configuran en la escena mundial: crisis económica, divisiones de los arriba (Silicon Valley toreando a Trump!) y mayor actividad de la luchas sociales y en algunos casos como mayor o menor forma de lucha de clases. Con la excepción de una: las acciones históricas independientes que impongan una contratendencia contundente por izquierda. 
El discurso de Trump dirigido hacia el trabajador varón y de raza blanca parecería ser un intento de reeditar en condiciones desfavorables para los obreros el pacto que Giovanni Arrighi señalaba en Siglo XX, siglo marxista, siglo americano: la colaboración obrero-patronal en los marcos de un capitalismo en ascenso, se transforma en una mezcla de retórica proteccionista y empleo precario. 
Por eso los análisis que ven a Trump como un working class hero, además de falaces son fantasiosos: el voto a Trump no es un voto de clase, sino un voto de individuos trabajadores atomizados y transformados en polvo de la historia.
En esta entrevista, Emilio Albamonte afirma que “el proletariado ha entrado por el lado equivocado”, haciendo oír su furia mal dirigida y peor orientada, pero no por eso menos real. Y en parte es así porque cuando quiso entrar “por el lado correcto” (Grecia!) sus direcciones no tuvieron ni el 10% de decisión de la que muestran las nuevas derechas en la acción política y en la disposición para hacerse del mando. 
Por eso estamos lejos del análisis simplista de Slavoj Žižek (“Trump es mejor porque acelera las contradicciones”). Pero es cierto que el avance por derecha tiene un aspecto contradictorio: apelando al lenguaje de los puños, el garrote y los muros, Trump habilita la discusión sobre "soluciones" radicales. 
Aunque sería un error suponer que los trabajadores norteamericanos (o de otras partes del mundo) pueden radicalizarse de pronto desde la derecha xenófoba, nacionalista e imperialista a posiciones de izquierda, sin mediar grandes catástrofes sociales (no olvidemos que casi todas las revoluciones del siglo XX se hicieron en contextos de crisis y guerra mundial o de guerras de liberación nacional).
Tan erróneo como creer que las provocaciones confiadas de la derecha en ascenso no tendrán respuestas del otro lado, interno o externo, de sus nuevos muros. 
A esto se suma que el avance derechista golpea pero a su vez preserva a los alicaídos “progresismos”, lo cual puede verse en el intento del Partido Demócrata de capitalizar el descontento que ya se pone en movimiento contra Trump, o en el triunfo del candidato “de izquierda” en la reciente interna del PS francés. 
La política y la economía mundiales entran cada vez más en un terreno de incertidumbre, en el que fenómenos aberrantes estarán a la orden del día tanto como pueden terminar sepultados por la dinámica de los acontecimientos. Si la izquierda quiere presentar una alternativa a este proceso de descomposición de los regímenes políticos y crisis económica, necesitará una política independiente, una práctica combativa y una estrategia de ruptura con el capitalismo, para conquistar el corazón y la mente de la clase trabajadora y los sectores populares. 
En este plano también, más que nunca, Malvenido Trump, Welcome Lenin.
Resultado de imagen de Piraña: el pez del mal Piraña: el pez del mal

LA SRA. QUE LO VOTO quiere quemar todo.

ANDALUCIA EN QUIEBRA POR EL ROBO,DESPILFARRO Y MAMANDURRIAS DE LA DIAZ

Díaz ofrece a 6 bancos la gestión de 31.000 millones a cambio de que financien sus deudas

El Gobierno andaluz saca a licitación todas sus cuentas públicas, un volumen de pagos que se repartirán seis entidades, que tendrán que abonar a proveedores y becarios si la Junta se retrasa
La presidenta andaluza, Susana Díaz,  en una foto de archivo. EFE/Julio Muñoz

El Gobierno andaluz ha sacado a licitación la gestión de todas sus cuentas públicas, que mueven un volumen de pagos superior a 31.000 millones de euros, el presupuesto autonómico para todo el año.
Para no dejar todo el capital andaluz en una sola entidad financiera, la Consejería de Hacienda ha licitado el presupuesto dividido en seis grandes lotes, en los que se agrupan las obligaciones de pago de la Administración: desde las nóminas de los funcionarios hasta la financiación a farmacéuticas y universidades, pasando por los gastos de funcionamiento de los colegios y las becas.
Todo el Gobierno andaluz y sus políticas traducido en grandes cifras, que serán gestionadas como mínimo por tres grandes bancos, y como máximo por seis.El objetivo de la licitación, según Hacienda, es poner orden en los pagos y lograr más transparencia en los movimientos bancarios.
Hasta ahora, la Junta de Andalucía venía trabajando con 17 entidades financieras y contaba con unas 600 cuentas abiertas. Dentro de dos meses, cuando culmine el proceso de licitación y se adjudiquen los contratos, el Ejecutivo de Díaz simplificará su gestión interna: pasará a operar con seis bancos, y todos sus fondos se concentrarán en 10 cuentas bancarias.
Pero, en realidad, la licitación de las cuentas públicas tiene un segundo objetivo: los pliegos de condiciones para lograr el contrato con el Gobierno andaluz incluyen el decreto de garantías de tiempos de pago y que compromete a los bancos a adelantar el pago a proveedores en caso de que la Junta se retrase.
La norma, recientemente aprobada, obliga al Ejecutivo de Susana Díaz a abonar antes de 20 días a sus proveedores y empresas conveniadas con la Administración que prestan servicios prioritarios, como la sanidad, la educación y las políticas sociales (ahora el promedio de pago de la Junta es de 26,22 días).
La misma norma fija un máximo de 45 días para abonar las becas de estudios y las subvenciones. El objetivo es que los problemas de liquidez del Gobierno, frecuentes en los últimos años de crisis, no afecten al normal funcionamiento de los servicios fundamentales.
La norma introduce por primera vez un sistema de garantía de cobro pionero en una Administración, para que, en caso de que la Junta incumpla sus plazos de pago, el trabajador o la empresa afectada podrá reclamar ese dinero a un banco y éste lo abonará de inmediato. Las entidades financieras se convertirán así en prestamistas del Gobierno andaluz.
La Consejería de Hacienda ha incluido el reglamento de este decreto de garantías de pago dentro del pliego de condiciones que deberán cumplir las entidades financieras que quieran gestionar sus cuentas públicas.
Los bancos que obtengan el contrato serán también los responsables de hacer frente a los retrasos en los pagos a proveedores de la Junta. Por supuesto, a cambio las entidades cobrarán al Ejecutivo andaluz algún tipo de interés, que ellos mismos calcularán al pujar por el contrato de las cuentas públicas.
Con esta estrategia, el Gobierno de Díaz quiere asegurarse el tipo de interés más bajo posible, dado “el atractivo para las entidades financieras en gestionar un volumen de pagos anuales de más de 31.000 millones de euros”. El Banco de España establece un mínimo de interés (llamado de prudencia financiera) que puede pagar la Junta por una póliza a corto plazo, como en este caso.
No es el único beneficio que la Junta quiere sacar de la licitación de sus cuentas. Las entidades financieras que pujen por gestionar el presupuesto andaluz estarán obligadas a ofrecer una importante línea de crédito al Gobierno de Díaz, con un tipo de interés mínimo (se usará como referencia el Euribor).
En concreto, según fuentes del departamento de Hacienda, la Junta pide seis líneas de crédito (una por cada uno de los seis lotes en los que ha dividido los 31.000 millones del Presupuesto) por valor global de 1.100 millones de euros al año (casi un punto del PIB regional), prorrogable hasta que dure el contrato (entre dos y cuatro años).
Esos 1.100 millones de euros se subdividen en seis partes, de modo que el lote con mayor volumen de gestión (8.850 millones de euros) requiere un crédito de 350 millones de euros euros; mientras que el sexto lote, el de menor peso (1.500 millones) exige un crédito de 60 millones de euros. Las entidades que firmen el contrato y que, anteriormente, ya tuvieran una línea de crédito concedida al Gobierno, tendrán que actualizarlo según las condiciones del nuevo acuerdo. La Junta ya maneja préstamos a corto plazo con varios bancos para hacer frente a sus necesidades de Tesorería.
Los seis lotes en los que se subdivide el Presupuesto andaluz reparten la gestión de los pagos de las nóminas de los médicos y profesores andaluces, las cotizaciones sociales, el pago a farmacéuticas, universidades y ayuntamientos, la deuda comercial o la gestión de impuestos y tasas estatales.
Es evidente que sólo los bancos que coticen en el Ibex 35 podrán presentarse al concurso, puesto que el principal requisito es contar con un volumen de negocio de al menos 2.500 millones en los últimos tres años.
Además, la licitación incluye cláusulas sociales y medioambientales, por ejemplo, relativas a personas trabajadoras con discapacidad, promoción de la igualdad entre mujeres y hombres, y normas de garantía de la calidad y de gestión medioambiental.